» » » El patrimonio industrial de Llanera peligra

El patrimonio industrial de Llanera peligra

Publicado en: Noticias de Patrimonio | 0

Un conjunto de edificios en Llanera está pendiente de obtener un grado de protección superior que asegure su conservación y frene su deterioro. Los edificios de Cerámicas Guisasola, la Química Alba y la capilla de Santa Bárbara son vestigios de un pasado industrial mejor en Llanera, zona que durante mediados del siglo XX fue uno de los principales motores económicos de la región gracias al asentamiento de numerosas empresas, la mayoría hoy sin actividad, pero que han dejado parte de su arquitectura industrial como legado.

En la parroquia de Coruño se encuentra el edificio que hasta el año 1979 ocupó la empresa Cerámicas Guisasola, fundada en 1868 por Wenceslao Guisasola con el nombre de Tejería Mecánica, aunque popularmente se conocía como ‘La estufa’. Se trata de una edificación repartida a ambos lados de la carretera AS-17a y que presenta un aspecto dicotómico: una parte se encuentra en un estado de conservación aceptable, incluida la imponente chimenea; incluso parte del espacio ha sido ocupado por algún negocio. Ya en el otro margen de la carretera, la imagen es completamente opuesta; el óxido y la maleza han ocupado gran parte del espacio donde antiguamente Cerámicas Guisasola tenía sus hornos. Sin embargo, el edificio cuenta con la catalogación de Patrimonio Industrial Histórico (PIH), evitando así su desaparición.

Hay que continuar por el vial AS-17a en dirección Lugones para encontrar otro edificio catalogado en la misma categoría. Se trata de la Química Alba, hoy en día desaparecida. Está situada en la Venta del Gallo y solo queda en pie lo que era la zona de oficinas de la planta de refinados. Cabe recordar que la química cesó su actividad hace más de una década y que hace un año la Consejería de Medio Ambiente declaró como suelo contaminado el terreno en el que se ubica, lo que no ha evitado saqueos ni la proliferación de basura en sus alrededores.

El tercer edificio que refleja el apogeo industrial de Llanera durante el siglo XX es la capilla de Santa Bárbara, situada en el polígono industrial de Asipo. El templo, hoy en día convertido en un improvisado skatepark, formaba parte del conjunto histórico industrial de la fábrica de explosivos de Cayés; se comenzó a construir en 1913 y se inauguró en 1917. Esta capilla tiene el privilegio de haber sobrevivido al derrumbe en la década de los 70 del poblado donde antiguamente residían los trabajadores de la fáctoría. Es un edificio que combina el estilo neorrománico con el neogótico; su estado de conservación es bueno, aunque presenta algunas deficiencias en la cubierta; está en venta por 200.000 euros.

La AA.VV de Cayés se reunió a finales de febrero con la Dirección General de Patrimonio para pedir una protección superior para estos edificios, que garantice su conservación en el tiempo. Patrimonio encargará un informe externo al efecto.

Información generada por ElComercio.es, Luis Flórez. Última actualización 19/03/2015