» » » El 96% de las especies de la reforestación de la escombrera de la Central de Carboneras arraiga con éxito.

El 96% de las especies de la reforestación de la escombrera de la Central de Carboneras arraiga con éxito.

Publicado en: Noticias Patronos | 0

• El informe final de seguimiento de la Universidad de Almería destaca el alto nivel de diversidad vegetal logrado en un entorno de condiciones severas.

• Los trabajos de Endesa para la recuperación del paraje anexo a la central térmica se han venido desarrollando a lo largo de los últimos tres años.


Almería, 23 de noviembre de 2015. Se cumplen ahora tres años desde que Endesa comenzara la ecorestauración con especies de flora autóctona de la escombrera de cenizas volantes procedentes de la combustión del carbón en la central térmica Litoral que tiene en la localidad almeriense de Carboneras, proyecto en el que, tanto desde su inicio como a lo largo de su desarrollo y posterior seguimiento, ha sido supervisado por el grupo de investigación de Biología de la Conservación de la Universidad de Almería. Esta iniciativa ha culminado con éxito, tal y como pone de manifiesto el informe final del grupo de expertos biólogos, al alcanzarse tras este tiempo unos índices de supervivencia del 96,3% en las especies vegetales con las que se ha realizado esta reforestación.

Desde el inicio del proyecto, la principal premisa de partida fue imitar el modelo de paisaje vegetal semiárido autóctono circundante, totalmente adaptado a la austeridad climática y el tipo de suelos propios del entorno natural. De ahí el alto porcentaje de éxito alcanzado y el que han cobrado especial protagonismo por su magnífico arraigamiento especies como el esparto, el romero, la genista, la bocha, el limonium, el asterisco, la efedra, la albaida, la barrilla tamojo o el lentisco.

Este trabajo, que comenzó en 2012 con la adecuación morfológica de la escombrera, la definición de las unidades de vegetación (composición de especies, estructura y densidades) y una primera plantación de más de 28.000 ejemplares de 25 especies autóctonas diferentes, se ha ido intensificando a lo largo de estos tres años con la densificación y diversificación de la revegetación. Así, se han añadido 11.500 nuevos plantones de 30 especies autóctonas reproducidas en vivero a partir de semillas y esquejes recolectados en las inmediaciones de la central.

Elevada diversidad vegetal e integración

Durante este tiempo, la innovación en los procesos de adaptación, preparación de especies, plantación y seguimiento ha contribuido sin duda a que los resultados hayan alcanzado estos índices de satisfacción, como pone de manifiesto también el estudio cuando destaca que la diversidad media lograda en el ambiente restaurado sea superior a la existente en el medio natural, pese a que la cobertura vegetal sea inferior en el mismo.

Prueba de esas prácticas y desarrollos innovadores usados ha sido la creación y diseño “ad hoc” de unas incubadoras “inteligentes” de agua para asegurar el arraigo de los plantones en zonas secas, ya que permitían actuar a la vez como reservorios y dosificadores de agua. Esto se ha complementado, además, con la plantación mediante hidrosiembra de una mezcla de semillas herbáceas y perennes autóctonas con lo que se ha conseguido que se genere una cubierta vegetal de sustento a la fauna local y que, a su vez,  actúa como retenedora de suelo, lo que aporta al paisaje, además, el cromatismo estacional natural de la zona.

Gran parte de los objetivos alcanzados en estos tres años de actuación se ha debido a la adecuada elección de flora autóctona para un entorno de condiciones naturales severas. Con ello, la distribución final sobre el terreno de las diferentes especies en función de sus adaptaciones ecológicas y de los condicionantes del suelo han favorecido la integración ambiental y paisajística de la escombrera, además de conservar y mantener el acervo genético local de las especies utilizadas.

Más aún, el uso de una gran diversidad de especies vegetales autóctonas ha garantizado la perfecta integración paisajística del ecosistema restaurado con el entorno en tan corto espacio de tiempo, a lo que ha contribuido el seguir uno de los principios básicos de la ecología de la restauración, el de la resiliencia de los sistemas biológicos que asegura que cuanto mayor sea la composición en especies que se consiguen implantar, mayor será la capacidad del sistema para regenerarse y autoperpetuarse, soportando en mayor medida las perturbaciones ambientales.

Proyectos como éste ponen de manifiesto el compromiso medioambiental de Endesa allí donde desarrolla su actividad, contando entre sus objetivos el del acondicionamiento del medio físico en terrenos e instalaciones para reducir el impacto ambiental, mejorar la integración paisajística y proteger la biodiversidad vegetal. Con ello, la compañía –que establece alianzas y espacios de colaboración con los mejores profesionales en estos ámbitos como lo son los expertos de la Universidad de Almería— fomenta la investigación y contribuye al conocimiento y concienciación social sobre el uso y consumo de los recursos naturales.